viernes, 17 de octubre de 2014

LA CHICA DE AYER

Veíamos un capítulo de El pequeño reino de Ben y Holly, sí, últimamente las series que veo son un poco...ya sabes. En el capítulo, Ben y Holly viajan a la Luna y allí dan enormes saltos con facilidad hasta llegar a (hasta dónde saltamos si ya estamos en la Luna, mi amor?) hasta llegar a donde sea. Nicolás, entonces, pregunta por qué esos saltos y si él en la Luna podría saltar así. Mari le dice que es porque no hay gravedad, lo que se me antoja un error, porque soy así de listillo, que no lo va a entender, que la Luna es mágica estaba empezando a decir yo, aunque Nicolás vuelve a preguntar (está en esa fase. Qué tontos nos volvemos cuando crecemos y pensamos que ya no son necesarias las preguntas! Que es una fase. Una fase infantil. En fin) Y Mari le explica, genial, que la gravedad es un abrazo muy fuerte que hace la Tierra para que no salgamos volando y que la Luna no abraza tan fuerte y que por eso Ben y Holly. Eso sí, la Luna tampoco quiere que se vayan del todo, sólo que abraza y te suelta en seguida. No creo que Nicolás lo entendiese pese a los ejemplos prácticos, acompañados de besos, que Mari. Y yo, dándole vueltas, igual la gravedad es menos grave de lo que nos imaginamos si besos y abrazos aún sabiendo que, a veces, es causante de esos trompazos que nos damos en la Tierra por creernos en la Luna.
Llegaba a Moncloa el otro día, el martes me parece, a eso de las tantas porque esta semana reuniones varias y rollos de esos que hacen que este trabajo maravilloso parezca, y allí me encuentro a los chicos de Piso 12 tocando en directo "La chica de ayer". Me quedé hasta que terminaron la canción. La mayoría pasaba frente a ellos sin apenas fijarse o con un mínimo grado de curiosidad salvo un tipo que les escuchaba sentado en el suelo y yo que me quedé como si el abrazo de la Tierra fuera un poco más fuerte del habitual, "...demasiado tarde para comprender..." que en la Luna los saltos no pueden ser temporales por más que yo ya me hubiera ido a los 16 y tú sigas siendo la misma chica de entonces que abraza y suelta y trompazo de nuevo.



viernes, 3 de octubre de 2014

ALGUNAS FOTOS DE LA PRESENTACIÓN DE "SIETE AÑOS..." EN MADRID

Genial, no podía ser de otro modo, presentar "Siete años..." en Madrid, porque muchos de vosotros pudistéis aparecer y estuvimos muy a gusto. Los amigos de la revista Leer, Borja, Maica Rivera, Dani, Gemma, además de promocionar el evento por doquier, fueron más que amables con nosotros, no solo al ceder al capricho de querer presentar un martes de septiembre a las siete sino por prestarnos el Espacio Leer, un rincón casi secreto (muy apropiado, no?) y su tiempo y su simpatía.


 esta foto publicó la revista en su web para ilustrar el artículo que te enlazaba antes, chula, eh?


 Allí estuvieron Ricky, claro, que se apunta a todo y que llevó a unos amigos (que por cierto no compraron el libro, ejem, esas cosas que pasan). Guillermo al que cité cuando el debate final derivó sobre el mundo de los blogs y para, por supuesto, persumir de amigo ya que Escritoenlapared es una referencia voy a decir de ámbito mundial. J. Alberto, grande como él solo, se presentó con el libro de otro en las manos, un libro sobre fútbol que según él era para contrarrestar el nivel del mío. El otro Guillermo también llegó desde Móstoles, comprometido como siempre, para contarnos de su trabajo en Alcalá Meco. Mi hermana, Anabel, Jose, incluso Dani, un diplomático llamado Manuel, Maya casi desapercibida  y Tina Olivares, sí, la de "Esperando Septiembre" que luego nos contó prepara una escuela de cine. Fue un momento de reencuentros, había invitado a David Bollero al que no veía desde hace más de quince años, que participó en el debate preguntando, es su trabajo claro, aunque a mí me da más respuestas que preguntas porque sabe mucho más que yo de casi todo, por el proceso de elaboración del libro, Natalia, que me recordaba que hace siete años y un septiembre que nos conocemos, y que se quiere ir a Londres o algo ahora cuando acabe la carrera, y por supuesto Ángel que nos dedicó uno de sus temas, Paris, la que te puse en la entrada anterior, ganándose a casi todos con esa labia que tiene. "Si fuera un folio en blanco querría estar en el escritorio de Julio" me dijo antes de ponerse a tocar y qué quieres, uno no es de pidera. Wounderful llegó cuando ya estábamos dispersos y charlando luego de que leyéramos unos cuantos textos y contásemos, no sé si las mismas anécdotas de siempre. Nuria comentaba que "Siete años..." es un long seller, en lugar de un best seller, aludiendo a que la literatura no es un producto de consumo rápido, Borja hablaba de las editoriales independientes como garantes de un buen producto elaborado frente a la industrializxación de las grandes,  yo invité a que jugáseis con los textos y con los idiomas...
en fin
De verdad, muy cómodo, muy sencillo, muy amigable.
Ahora a ver si conseguimos darle continuidad.

te dejo fotos



 Borja presentaba el libro, y ya ves que éramos poquitos pero llenábamos la sala


leyendo algunos textos, observa, así concentrado y tal, todo pose, ya sabes

Con Nuría

Mira, y te dejo otro de los temas de Ángel, que además em regaló su último disco, que te lo puedes descargar aquí

buen finde





jueves, 18 de septiembre de 2014

PRESENTACIÓN DE SIETE AÑOS, UN MARTES Y UN SEPTIEMBRE EN MADRID

Ya iba siendo hora de que llevásemos a Madrid "Siete años..." que aunque muchos ya lo habéis comprado y leído y prestado y perdido igual os apetece compartir un ratito conmigo y con Nuria, la editora, leyendo y hablando sobre el libro o sobre lo que surja. Por eso el próximo martes 30 de septiembre a las 7 de la tarde, sí, está hecho a propósito no le dés más vueltas, presentamos, aunque hablar de presentar ahora, es más bien volver  a vernos o algo así.
Será en el Espacio Leer, ese bonito lugar que la revista Leer ha montado en la calle Argumosa, cerca del Reina, en Lavapiés, fíjate, como punto de encuentro para todos los que todavía creemos que las palabras tienen algo que decir.
También puede ser un punto de encuentro para nosotros que nos leemos en A veces... pero que no nos vemos con la frecuencia con la que nos gustaría.

Espero que nos encontremos por allí

musiquita y enlace con el evento aquí

(oye, que igual se viene Angelito, que hace mucho que no le vemos...)





jueves, 11 de septiembre de 2014

MAÑANA

Nicolás se despertaba justo cuando me iba al instituto. Mari se lo ha llevado a nuestra cama y le he dado un beso antes de irme, explicándole que me iba a mi cole. "Ya no nos vemos hasta mañana", me ha dicho medio dormido. Sí, he pensado lo mismo que tú, claro, no había amanecido todavía, hoy ya es mañana, pero luego en el metro, esto de no llevar libro, de haber acabado el último ayer mismo, se me ha ocurrido no tanto que hoy ya es mañana sino que igual nunca es mañana. Me explico (me explico?) No sólo es una cuestión cronológica, mañana no existe porque cada vez que llega mañana hay otro mañana más allá, es más, ese mañana se convierte en hoy y ya es otra cosa, también es algo relacionado con el deseo, con la ansiedad, mañana es un anhelo, un deseo, es lo que nos hace decir hasta mañana cada vez que nos despedimos, y nos depedimos porque somos conscientes, y esta es otra, de que a veces se acaban nuestros mañanas, que somos finitos. Fíjate que no digo los mañanas sino nuestros mañanas. Mi madre murió, hace muchos años ya, a principios de un septiembre, y mi hermano, a comienzos del septiembre pasado (luego me preguntas que qué tengo con los septiembres...) Ambos esperaban que la rutina del invierno comenzara; sus programas favoritos de televisión, el trabajo, la temporada de fútbol, y todo eso llegó aunque ellos ya no estuvieran, hubo un mañana después de que se acabasen los mañanas. El caso es que mañana comienzan las clases ya, hasta ahora reuniones varias, y ya he visto a algunos de los nuevos alumnos, los de primero de la ESO (nuestro séptimo) llegando al insti, hoy tenían una prueba de inglés, con ese ronroneo de incertidumbre que hace que camines más despacio, que mires a todos lados, que sientas con las manos en los bolsilos que te haces pequeño y te pierdes. Ese mañana que era justo esta mañana y miraba desde la ventana de mi clase y ellos a mí y nos preguntábamos en silencio.
Mañana es mucho tiempo, que decía Dylan, como para prestarle más atención de la necesaria. Hoy es demasiado corto como para darnos cuenta. El pasado es lo único que prevalece.




jueves, 4 de septiembre de 2014

CINE COMPROMETIDO EN LA SALA BERLANGA DE MADRID

La Sala Berlanga, ese espacio en Madrid dedicado al cine menos comercial, organiza desde el próximo sábado un más que interesante ciclo en el que el compromiso político es el nexo de unión entre documentales filmados durante la Transición española y otros más recientes, a propósito en su mayoría de las movilizaciones en torno al 15M. Así, bajo el título "40 años no es nada", la asociación de cine documental (DOCMA) y la SGAE, junto al programa de RNE El cine que viene nos muestran el paralelismo entre una época de promesas y cambios como fue la Transición, con su consiguiente fracaso que constatamos en la actualidad, y estos días inciertos en los que también buena parte de la sociedad de nuestro país anhela un profundo cambio que mejore las condiciones socioeconómicas y regenere la vida política. Es muy interesante comprobar cómo existen muchas más similitudes de las que crees entre ambas épocas con lo que te recomiendo no faltar a la cita, que se prolonga hasta el 16 de septiembre, y asistir a los debates que tras las proyecciones se desarrollarán con la presencia de algunos de los protagonistas de los documentales.
Hace unas semanas le echaba un vistazo a "La España de los Botejara" una serie de TVE en la que Alfredo Amestoy mostraba la realidad de una familia media de la España de finales de los 70 y me sorprendía comprobando los parecidos con nuestra vida cotidiana. Me quedé con ganas de proyectar algunos fragmentos en clase.

pásate por la sala Berlanga y me cuentas, quieres?

Te dejo enlace con la web de la sala y el programa del ciclo.



martes, 2 de septiembre de 2014

ALGUNAS FOTOS DE LA PRESENTACIÓN EN SORIA

Creo que divertida es el mejor adjetivo que resume la presentación de "Siete años..." en la séptima edición del la Expoesía soriana. Ya te conté que los amigos de Ibercosas nos invitaron a contar del libro en Soria, ciudad en la que no había estado nunca y oye, tiene un punto, uno sólo, tampoco te emociones. Teníamos prevista la presentación a la una pero compartíamos cartel con Alfredo Piquer que presentaba "Memoria de naufragios", un poemario muy clásico, con referencias homéricas incluídas, en donde el mar es una trabajada metáfora de la vida y la muerte y el Amor con mayúsuclas. Él y su editor se curraron una formalísima presentación que colocó la nuestra a la 1.30.

Claro, imagina, después del hiperformalismo de Piquer y el editor de Legados nosotros que ni habíamos preparado nada, con lo improvisado y casi inapropiado de "Siete años...", con el calor, con las ganas que teníamos de vernos mi editora y yo nos salió algo así, algo cómodo, de andar por casa, algo divertido.

 Fíjate en el carrito en primer plano, y en el cartel, chulísimo, me hice una foto con el cartel de fondo, pero no quedó demasiado bien





 Lo que te digo de charlas e informalidad, como en clase, vamos, qué te voy a contar


Alguno quiso llevarse el libro y todo


Este es Rubén, el responsable de Ibercosas, en la caseta que tenían en el Parque de la Dehesa, muy bonito todo


Poquitos quedábamos ya a esas horas en las que no sabes si decir buenos días o buenas tardes con lo que dijimos muchas gracias y nos pusimos a leer y a charlar que era de lo que se trataba, entre nosotros, con el público, con la tía de mi editora que también se pasó por allá, en fin, bastante casero, un poco como es Soria, un poco como es esa poesía de lo cotidiano, escrita a boli, de experiencias y años, de canciones que traen recuerdos inesperados, de autobuses, de planos de metro y cajeras del Mercadona.

Incluso hubo reseña en la prensa local y todo.

Un lujo, vamos.

Nos quedó tan bien que estamos pensando en repetir.

Ya te iré contando

viernes, 29 de agosto de 2014

AQUÍ ESTAMOS

En la facultad de periodismo (cursé varias asignaturas sueltas mientras estudiaba Historia) hacíamos un ejercicio que consistía en predecir noticias. El objetivo era identificar esas noticias que se repiten cada año (tienen un nombre que ahora no recuerdo) para tenerlas listas cuando llegase el caso. El verano es un momento muy propicio para estas noticias (en serio, cómo se llaman?) los incendios, las vacaciones de los ministros, los atascos en las carreteras que van a la playa...mi entrada anual quejándome de las vacaciones en el pueblito, mis ingeniosos e irrefutables argumentos en contra de vivir en un pueblito, serían una de esas constantes, de ahí que, esta vez, no haya entrada de esas, ahora bien te remito a las de años pasados porque mi postura sigue siendo la misma. La misma exactamente no porque ahora mismo he vuelto con un terrible dolor de espalda fruto, sin duda, de que cada vez hay un año más que aguantar.
Por desgracia, otra de esas noticias recurrentes en los últimos veranos son las que hacen referencia a los cotidianos bombardeos de Israel sobre Gaza, lo que lejos de ser  un error estratégico no son más que la forma que tiene el gobierno israelí y Hamas de perpetuar sus posiciones, no en vano, ayer mismo tanto el primer ministro Netanyahu como uno de los líderes de Hamas se manifestaban apuntándonse la victoria sobre las ruínas de los habitantes de la Franja. Y ambos tienen razón. Los bombardeos fortalecen a Hamas que se presenta como víctima ante el pueblo que es destruido por su ceguera política mientras el gobierno israelí se presenta como protector y garante de una seguridad que es insegura debido a sus propias políticas (recuerda esta misma primavera las manifestaciones en Jerusalén contra los recortes económicos de este mismo gobierno ahora victorioso) Ambos, Hamas y el gobierno ultra de Israel son los mismos en diferentes bandos a la espera de los bárbaros que profetizaba Kavafis.
Noticias rutinarias de verano que mantienen el gustillo por la rutina del resto del año, rutina que ya la semana que viene vuelve, entradas del blog incluídas, en las que te contaré sobre Expoesía, que estuvo bastante bien, y merece fotos y comentarios propios.
He estado leyendo este verano pero no he escrito nada, como era previsible, luego la novela deberá ser retomada con fuerza si quiero que a finales de año pueda empezar a corregir. Volví a correr, también, unos 5 kilómetros al día (no te emociones, la mitad era cuesta abajo y la otra mitad en un suave llano) pero, mira, adelgazé unos kilos que ya he vuelto a recuperar a base de grasas saturadas sabor a limón.
Echaba de menos esta rutina de escribirte y contarte, como echo de menos comenzar las clases, más que  nada para organizarme de nuevo, en un nuevo centro, con nuevos alumnos, y nuevos compañeros, (a esto sí que no me acostumbro) y poder organizar a Nicolás también que está completamente asalvajado (otra de esas cosas de los pueblos) y mañana tengo previsto llevarle al Arqueológico a ver si se me duerme un poco con la clase de Historia. (ahórrate el chiste)
Mañana justo que comienza el mundial de basket. Acuérdate que el de fútbol me llevó a tener que leer comentarios fascistoides por parte de algunos alumnos, ahora podré comentar en twitter sin sentirme un facha por animar a España, sabiendo, además, que las victorias no conllevarán riadas de estúpidos por las calles gritando que son españoles, que ya bastante vergüenza eso de la Marca España (ahora se han inventado una nueva forma de elegir alcaldes, ya comentaremos también)
Pues eso, que nos ponemos en marcha de nuevo
aquí estamos
para lo que quieras